El poder de la fotografía.

Ellos también tuvieron infancia.    

     A los que me conocéis, sabéis que cada día tengo más presente a mi abuela, a la que le tocó vivir esa triste etapa en la historia de nuestro país donde nada fue fácil. A pesar de ello tuvo la energía suficiente para sacar adelante siete hijos y mantener el humor. Creo que si en algo estamos de acuerdo en mi familia, es que para todos fue un ejemplo de constancia absoluta, una abuela generosa, sin egoísmo y sin perder nunca la alegría por vivir.  

Era de esas personas de corazón, agradecida, que compartía lo que tenía. Ayudaba sin esperar nada a cambio, sin olvidar nunca a aquellos que en algún momento mostraron un gesto de cariño con ella o alguno de los suyos. Estoy segura que tanto mis primos como yo en conjunto y de manera individual nos sentimos únicos a su lado, cada uno teníamos algo especial y así nos lo transmitía, desde el más mayor por el que sentía debilidad ya que estuvo a su lado sus primeros años de vida, a la que llamaba su abuela lala, hasta a mí que era la más pequeña, la única nieta y que tuve el honor de llevar su nombre.

En su última etapa quise capturar cuantos más recuerdos mejor pero sin duda doy gracias al poder de la fotografía, el mejor de los recuerdos, que me permitió descubrir esa infancia que ella también tuvo. No pierdas la oportunidad de tener el recuerdo de tus hijos junto a sus abuelos.